Me voy a pintar los ojos

Volver a libro

Me voy a pintar los ojos, a retocarlos. ¿Vez acá? ¿Donde mis párpados caen en un evidente redondo boludez, cordero manso? Ahí voy a pintar un orzuelo, y con unas líneas voy a estirarlo un poco, más tipo lobo, lobo desesperado, hambriento.

Y no me voy a cortar más las uñas, las voy a dejar sucias, largas, duras, y las voy a pintar con sintético negro mate, para que parezcan garras, garras feroces, capaz de dar un zarpazo.

Y voy a dejar de mirar a los ojos. ¡Si nadie mira! Si todos te esquivan cuando decís algo que suene duro, a otra verdad. No voy a mirar más a los ojos, sino que voy a ver así, como de costado. Así, ¿ves? Así…

¡Y me voy a dejar la barba larga!, voy a andar más sucio, a eructar fuerte en el medio del cine, a tirarme soberanos pedos en la avenida, a escupir las vidrieras, romper los espejos, patear los tachos de basura más llenos…

¡Voy a desear la mujer del prójimo!, a fomentar la envidia, a liberar la ira, a soltar la pasión desenfrenada, a destapar el instinto, a soltar, soltar, soltar…

¡¡VOY A ROBAR MI SUELDO!! A correr el cerco todas las noches, a mentir las ideas, a cantar los votos, romper las cruces, bajar las estrellas…

¡Voy a matar!

¡Sí! ¡A MATAR!

¡¡¡Al primero que se me cruce!!! Al que parezca más débil, o más desesperado, o más solo.

¡Al más inútil!

¡Voy a matar y a hacer un guiso!

Guiso de dedos y uñas, pelos y todo.

¡Voy a hacer un guiso con toda la mugre que junte en cada muerte, en cada día, en cada atardecer asesinado, cada sueño ultrajado, cada utopía rebajada a ideología!

¡VOY A MATAR Y A DARLES DE COMER SU MUERTE!

¡A ver si les gusta!

Deja un comentario